Quantcast

El enfoque socio-histórico en el mapa de la Educación Comparada. Revisión y revalorización de sus postulados

Research paper by Luján Lázaro Herrero

Indexed on: 23 Nov '17Published on: 01 Jun '17Published in: Revista Española de Educación Comparada



Abstract

Este trabajo tiene por objeto el análisis del papel que, la dimensión histórica y social adquiere, en el campo de la educación comparada, y subraya la necesidad de realizar una revisión  teórica de los supuestos, de las pretensiones y de las posibilidades de la investigación comparativa. Para ello, partimos del hecho de la transformación que el enfoque comparativo está teniendo en los últimos tiempos, y nos hacemos eco del resurgir de las diferentes perspectivas que, de alguna manera, pretenden arrojar luz y hacer frente a los retos actuales a los que se enfrenta la metodología comparada clásica. Desafíos provenientes por un lado, de los cambios en la organización de las estructuras socioeconómicas globales, y por otro, de las propias dificultades que los modelos epistemológicos de corte positivista están teniendo para hacer frente a dichos acontecimientos.En este sentido, el enfoque socio histórico, estudiado e impulsado por autores contemporáneos como Schriewer, Pereyra, Nóvoa, Popkewitz y Ringer entre otros, aboga por la reconciliación de las ciencias sociales e históricas con la comparación y reivindica su posición como paradigma  dentro del discurso configurativo del mapa de la educación comparada.Así pues, dotar el trabajo comparativo de una mayor profundidad histórica permite superar la barrera de la mera descripción e interpretación de datos para analizar, no sólo la materialidad de los hechos educativos, si no las comunidades discursivas que los describen. Este trabajo tiene por objeto el análisis del papel que, la dimensión histórica y social adquiere, en el campo de la educación comparada, y subraya la necesidad de realizar una revisión  teórica de los supuestos, de las pretensiones y de las posibilidades de la investigación comparativa. Para ello, partimos del hecho de la transformación que el enfoque comparativo está teniendo en los últimos tiempos, y nos hacemos eco del resurgir de las diferentes perspectivas que, de alguna manera, pretenden arrojar luz y hacer frente a los retos actuales a los que se enfrenta la metodología comparada clásica. Desafíos provenientes por un lado, de los cambios en la organización de las estructuras socioeconómicas globales, y por otro, de las propias dificultades que los modelos epistemológicos de corte positivista están teniendo para hacer frente a dichos acontecimientos.En este sentido, el enfoque socio histórico, estudiado e impulsado por autores contemporáneos como Schriewer, Pereyra, Nóvoa, Popkewitz y Ringer entre otros, aboga por la reconciliación de las ciencias sociales e históricas con la comparación y reivindica su posición como paradigma  dentro del discurso configurativo del mapa de la educación comparada.Así pues, dotar el trabajo comparativo de una mayor profundidad histórica permite superar la barrera de la mera descripción e interpretación de datos para analizar, no sólo la materialidad de los hechos educativos, si no las comunidades discursivas que los describen.